El pasado 12 de Mayo, fue el primero en que la carrera de montaña más conocida de Castellón, la MIM (La Marató i mitja), estableció una nueva categoría para sus participantes, el premio “PELEGRINS BAREFOOT TRAIL RUNNIG“, cuyo único requisito consistía en correr descalzo o provistos de calzado “minimalista” carente de desnivel entre el talón y la parte delantera (zero drop) y un máximo de 12 milímetros de separación del suelo a los pies (margen de error 10%).

MIM

 

Con estas premisas y con las peores condiciones climatológicas imaginables (Según la organización ha sido la MIM con mayor número de abandonos, más de 500, por golpes de calor, deshidratación, etc) 12 valientes compitieron apuntados en esta categoría.

Desde este enlace podéis leer la crónica de nuestro amigo Santi Ruiz, de Cualquiera puede hacerlo.